EN 2018, EL COLEGIO FESTEJA SUS 40 AÑOS

EN 2018, EL COLEGIO FESTEJA SUS 40 AÑOS

Este año, nuestro Colegio festeja sus primeros 40 años de vida en el sistema educativo provincial, ocupando un destacado lugar en la consideración de la comunidad a la que sirve.

Parece mentira, pero ya pasaron cuatro décadas de la inauguración de un proyecto pedagógico pleno de idealismo, que hoy se construye trabajando incansablemente en pos de una educación de excelencia.

Siempre con la mirada en un futuro que nos desafía permanentemente a dar nuevas respuestas, fuimos cambiando viejos paradigmas, sin olvidar el ideario que dio origen, prestigio e identidad propia al Centro Cultural Haedo y al Jardín Casalinda.

Hoy comenzamos a transitar un año colmado de festejos, acercando el sentir de algunos de nuestros docentes y no docentes, pilares fundamentales de un Proyecto Educativo que no pierde su lugar en la sociedad, siendo un punto de referencia, de mejora y de innovación constante.

 

 

“Casalinda… CCH… Mi segundo hogar… Como cantan en cada egreso los jardineros de Sala de 5: Casalinda de luz, donde nunca estás solo y te duele menos todo…

De eso se trata para mí, valorar el lugar de pertenencia en donde trabajo… Pero me resulta maravilloso sentir que no voy a trabajar si no que voy a mi otra casa. Esa casa donde puedo desplegar mi ser y la vocación compartida con mis pares. Con el compromiso por dar lo mejor para las familias y los alumnos, junto a personas hermosas que dan ¡todo!: su corazón, su profesión y lo mejor de cada uno.

Convivir con ellos es sentirse en familia, la Familia Laboral, en donde hay roles asignados y cada uno cumple una función. Donde siempre están presentes el intercambio permanente, la entrega, la posibilidad de hablar lo que es incómodo o molesto para la tarea, escucharse, mirarse, comprender al otro, ayudar cuando lo necesita y estar siempre listo para dar una mano…

Así somos, un equipo donde aprendemos a convivir… Pero hay algo que nos une, algo mágico que se hace tangible en cada comienzo o fin de ciclo, en cada acto, en cada reunión de padres, en cada evento que nos convoca, en cada cena del día del maestro o fin de año, y en todo lo que emprendemos y hacemos juntos. El Proyecto del cual somos parte y al cual defendemos. Ese Proyecto que nos fue legado, impulsor de nuestra labor y desempeño. Ese Proyecto que nació de la mano de 5 amigos y que uno de ellos le dio la impronta y la forma a la casa que eligieron para dar comienzo a una Historia que hoy sigue en pie: la Casa del Coro, y luego, el Jardín de Infantes Casalinda, y luego el Colegio Centro Cultural Haedo; donde allí habría lugar para cada uno de los que fuimos ingresando, con las puertas siempre abiertas.

Hoy, nos toca seguir adelante sin ese modelo motor llamado Edgardo Aradas… pero en cada rincón de Casalinda-CCH y en cada uno de nosotros, sigue en pie; y cada integrante de esta familia, sabe que en manos de los que él supo elegir y de todos, el Proyecto sigue vivo, en pos de brindar educación, valores y contención a cada familia y cada alumno que pasa por aquí”. Prof. Ana Beatriz Aradas – Maestra Nivel Inicial

 

“Llevo 35 años de mis 41 dentro de esta Institución. Como alumna, definitivamente fue mi lugar de pertenencia, mi segundo hogar, y desde que terminé la primaria siempre quise volver a este cole (y de hecho nunca me fui del todo).

Cumplí ese sueño cuando reingresé como empleada y fue gratificante descubrir que ese recuerdo mágico que tenía de este lugar no era un espejismo. Realmente era como lo recordaba y eso era así por la entrega de la gente que lo compone. Por el trabajo personal y grupal de un conjunto de personas, bajo principios y preceptos emanados de una cabeza pero compartidos por todos los que están allí.

En este lugar tuve grandes Maestros (así, con mayúsculas) que con el paso de los años se transformaron en AMIGOS. Y, también, encontré grandes compañeros, en el mejor sentido de esa palabra.

La elegí como escuela de mis hijos, cuando todavía no los tenía, y hoy, terminando el sexto año como madre en la Institución, no me arrepiento de esa elección!

Soy feliz viendo a mis hijos crecer en esta Casa (incluso con algunas de las personas que me formaron a mí), nombrando al Centro Cultural como su cole… moviéndose por sus instalaciones como si fuera su propia casa. Y como madre, no hay mayor premio que la tranquilidad de ver a nuestros hijos felices y a gusto”. Contadora Vanesa Mauro – Empleada Administrativa

“Hace muchos años que formo parte de esta institución. En todo este tiempo numerosas situaciones hicieron que sienta que las personas que la conducen son parte de mi familia. Las paredes de la casona me cobijaron, contuvieron y consolaron. Es mi refugio. Cuando estoy cumpliendo con mis funciones como docente siento que nada malo me puede pasar. Siempre hay alguien para defenderte y prestarte el oído. No los considero mis empleadores, muchos son mis amigos. Un abrazo de corazón de esta orgullosa docente del CCH”. Prof. Andrea Nosetto – Maestra Nivel Primario

 

“Todos los que formamos la comunidad educativa del Centro Cultural Haedo aprendimos que no basta el saber profesional para ser parte de él; las trayectorias más antiguas del personal son también ejemplos de responsabilidad, compromiso, respeto, sensibilidad y empatía. Muchos hemos sido elegidos y formados por el Maestro Aradas para llevar a cabo y continuar con su proyecto fomentando estas cualidades.

En el seno del CCH hemos encontrado amigos entrañables y la posibilidad de desarrollarnos profesionalmente, en un marco de afecto y contención, sosteniendo con fuerza y dignidad un valioso Proyecto Educativo de excelencia construido en 40 años de trabajo honesto e idóneo”. Lic. Lilian Cormack – Directora del Nivel Primario

 

“La escuela es mi lugar por elección y agradezco la confianza y el cariño que recibo a diario. Nuestro querido CCH me ha “salvado ” de distintas formas en diferentes momentos de mi vida, y me ha gratificado y reconfortado en muchísimos otros. Esto fue posible, y sigue siéndolo, gracias a la esencia de cada uno de los que formamos parte de la escuela. La colaboración, el apoyo, el compañerismo, la amistad, el respeto , son parte de esa esencia.

Todos los que hacemos el CCH todos los días ponemos de pie el trabajo digno y la verdad. Apostamos a la educación, de la misma manera que lo hiciera en vida el Maestro Aradas. Con errores y aciertos, propios del “andar el camino” somos fieles a nuestros principios y valores, seguimos trabajando para continuar creciendo como lo venimos haciendo desde hace muchísimos años, con vocación y pasión.” Prof. Claudia Biagiola – Nivel Secundario

 

“Puedo expresar mis sentimientos y vivencias en la escuela, como docente y como mamá.

Como parte del equipo docente, apoyo y apuesto a mi querido CCH hace ya 20 años, dando fe del compromiso, respeto, responsabilidad, fortaleza, compañerismo y transparencia que caracterizan al Proyecto Educativo.

Como mamá elijo el CCH como la escuela de mis hijas, brindándoles así, una educación de excelencia que prioriza los valores de vida.

Agradezco de corazón la oportunidad de escribir estas líneas.” Prof. Roxana Lo Tártaro – Maestra Nivel Primario

 

“Soy maestra jardinera fundadora del Jardín Casalinda del Centro Cultural Haedo, o sea que estoy en esta casa de estudios hace casi 40 años. Tuve el enorme placer de ser elegida por el Profesor Edgardo Aradas para trabajar en su Institución, como también despedida por él con motivo de mi jubilación, ya como Directora del Nivel Inicial.

Sigo siendo parte de este proyecto educativo desde otro lugar, un lugar que él también me permitió habilitar desde hace 19 años, la integración de niños con capacidades diferentes.

El proyecto de la escuela se basa en la excelencia educativa y el compromiso con la tarea que tiene el personal docente y no docente, maravilloso grupo humano que día a día trabaja con saber, alegría y vocación, transmitiendo a las nuevas generaciones, los valores que el Maestro nos inculcó”. Prof. Mónica Piedracueva – Nivel Inicial

 

“Como integrante del Equipo de Conducción, quiero rescatar valores humanos que se ven reflejados en un Proyecto Educativo que comparto y defiendo. El CCH me enseñó que la ética es lo que te convierte en un individuo íntegro, y encontré entre sus integrantes honestidad, gratitud, humildad, respeto, alegría, empatía, lealtad, confianza y tantas otras cualidades, que la lista sería infinita. Gracias por permitirme ser parte”. Lic. Alejandra Bracaglia – Vicedirectora Nivel Primario

 

“Necesito expresar lo que siento en este momento. Si di 32 años de mi vida a esta Institución, es porque desde el primer instante me brindaron la posibilidad de pertenecer y ser parte de ella, permitiendo también que mis hijas se formaran aquí.

Todos los que estamos desde sus comienzos, siempre nos mantuvimos unidos al proyecto y gran sueño de Aradas. Y hoy también debo agradecer a quienes siguen guiando este hermoso colegio con la responsabilidad de siempre, por permitirme, como docente ya jubilada, integrar el sólido grupo humano que trabaja por vocación, con mucho esfuerzo y dedicación en este Proyecto Educativo”. Prof. Marta Arce – Preceptora Nivel Inicial

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.