NUESTRA HISTORIA

Hace más de 40 años, nacía en Haedo un Movimiento que, en  décadas de obra, hizo de esta Ciudad del Oeste del conurbano bonaerense, un exponente de la cultura, considerado y tenido en cuenta en todo el país.

En 1964, se creaba el “Coro de Niños Cantores de Haedo” que, más allá de su destacada labor artística, se constituiría en un verdadero centro de arte y cultura para aglutinar a su alrededor personas (padres, vecinos, docentes y amigos en general), que organizaron y llevaron adelante importantes eventos de carácter cultural. Conciertos, exposiciones, intercambios, auspicios, becas, publicaciones, jornadas, cursos, etc., fueron jalonando un crecimiento institucional que trascendió el mero marco de la ciudad.

En 1967, este movimiento daría origen al “Coro Juvenil de Haedo”, que en su vasta trayectoria recorrió gran parte del país y países limítrofes, presentándose en las mejores salas de conciertos y teatros (Auditorio de San Juan, Teatro Argentino de La Plata y Teatro Colón entre tantos otros).

La Camerata Bariloche, el Cuarteto de Cuerdas de La Plata, los Niños Cantores de Viena, el Conjunto Pro-Música de Rosario, Domingo Cura, China Zorrilla, “Caloi”, Suma Paz, y Opus Cuatro; escritores como Jorge Bucay, Ema Wolff, Ricardo Mariño y Graciela Cabal y prestigiosos coros del interior y del exterior, son algunos de los exponentes del arte y de la cultura que se presentaron en Haedo gracias al tesón organizativo de este emprendedor grupo de gente que rodeaba al Coro creado y dirigido por el Prof. Edgardo Aradas, (en la actualidad Director Honorario Fundador del CCH, quien fuera declarado “Ciudadano Ilustre de Morón” en 2004, merced a su trayectoria en la educación y en la música de la zona).

Llega 1977 y el Movimiento, que aglutina a decena de niños, jóvenes y adultos, necesita imperiosamente una sede propia, que se cristaliza gracias al aporte de un generoso grupo de allegados (Flias. Aradas, Mangiacavalli, Llaneza, Petrolito y Covella), y el abnegado trabajo personal de muchísimos padres y vecinos. Nace así – en la actual casona de la calle 19 de noviembre 150 – el “Centro Cultural Haedo”  (denominándose al lugar “Casa del Coro” en homenaje al organismo que dio origen a la entidad).

A sólo un año de estar funcionando como gestora de acciones artísticas y culturales, por pedido de la misma comunidad allegada, se decide la apertura del Jardín de Infantes “Casalinda” con una definida inclinación hacia la educación a través del arte.

Al año siguiente, y como una lógica consecuencia del Preescolar, se inaugura el 1º Grado de Nivel Primario, con 12 alumnos que integrarían – en 1985 – su Primera Promoción.

Desde entonces, el CCH se constituye en referente de excelencia en educación, abriendo nuevos caminos en la formación de los niños. Las sucesivas promociones se van integrando al mundo estudiantil con garantizado éxito en los estudios secundarios, a los cuales acceden con una inédita formación, no sólo intelectual, sino creativa y sensible, fruto de su paso por una escuela con raíces artísticas y humanísticas.

Desde entonces, crece permanentemente con personal seleccionado y entrenado especialmente; con grupos de apoyo pedagógico externos exclusivamente contratados; con equipamiento edilicio y didáctico de primer nivel; con un proyecto pedagógico propio estrictamente preparado – articulado desde el Preescolar hasta el Bachillerato – en el cual se entrelazan armónicamente la tecnología, la ciencia, el pensamiento, los idiomas, la creatividad, el deporte, la vida al aire libre, el arte, los valores y la convivencia, en un marco de mutuo respeto.

En 1995, a pesar de sucesivas e importantes ampliaciones, la antigua “casona” de la calle 19 de Noviembre no alcanza para albergar su numerosa matrícula y debe anexar un nuevo edificio, sito en la calle Murias 462. Un amplio gimnasio y aulas modernas, dotadas de elementos y tecnología acordes con el Proyecto Institucional y con su Ideario, son puestas a disposición del alumnado.

En 1997 – con la implementación de la Ley Federal de Educación – inaugura el Tercer Ciclo de la EGB (Hoy Escuela Secundaria), constituyéndose en una verdadera Escuela para la Pubertad. Singulares características la distinguen de las ex-Primaria y ex-Secundaria, confiriéndole un inédito perfil personal, desarrollado en un espacio físico separado de la EGB 1 y 2. Su Cuerpo Docente está integrado por Profesores Superiores que también cumplen funciones en el Nivel Polimodal.

Para el 2000, una comunidad con incesantes ansias de perfección y de crecimiento (y no deseando apartarse de un Plan minuciosamente articulado desde el Jardín de Infantes), presiona para la creación delNivel Polimodal.

Como no podía ser de otro modo, la Modalidad elegida fue la de “Arte, Diseño y Comunicación”, para lo cual, también, estructura un proyecto propio que excede, largamente, la exigencia programática oficial: la “multi-modalidad” y una “segunda lengua extranjera”.

La inclusión de Portugués como parte del diseño curricular propio del Polimodal del CCH, por Resolución Ministerial de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, la convierte en la primera escuela secundaria de la zona oeste en implementar y acreditar en sus títulos oficiales esta segunda lengua.

Mientras tanto, el Nivel Primario inicia un proyecto propio en Lengua Extranjera – Inglés, (que comienza en el Nivel Inicial y culmina en el Nivel Secundario, logrando también su autorización oficial por Resolución Ministerial de la misma jurisdicción.

Este nuevo Diseño Curricular convierte al CCH en una escuela semi – bilingüe, adecuando no sólo contenidos y estrategias didácticas que habiliten la construcción de conocimiento en todas las disciplinas, sino además, la carga horaria semanal de cursada, llevándola a cinco horas y media diarias.

La Nueva Ley de Educación, vigente en la actualidad, reestructura la conformación de los niveles de educación obligatoria unificando en seis años de Nivel Secundario la vieja EGB3 y el Polimodal. Es así que esta nueva unidad académica adopta la modalidad en “Arte: Artes Visuales”, con una importante complementación disciplinar en las áreas de música y diseño, además de continuar con su diseño curricular propio en lenguas extranjeras.

En el año 2012, el Nivel Inicial que hasta entonces estaba reconocido como anexo al Nivel Primario, logra su independización, conformándose oficialmente como “Jardín de Infantes Casalinda”.

Durante todos estos años, el Arte en general y la Música en particular, enmarcaron el crecimiento de una generación significativamente desvalida de valores estéticos, considerados en esta Casa como motores de la creatividad y generadores de la virtud.

En su “Canto al CCH“, se proclama….

 

“Pensar, hacer, sentir, crear, noble manera de crecer…”

 

…sintetizando así toda una filosofía en la educación.